CONTACTA LOCALIZACIÓN HORARIOS CONSULTA AL FARMACEÚTICO

 

¿QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE LA GLUCOSA ?

Las células que forman nuestro organismo necesitan energía para funcionar.
Su principal fuente de energía es la glucosa, el azúcar que forma los hidratos de carbono que ingerimos con la dieta.
Los hidratos de carbono se encuentran en nuestra dieta en alimentos como las legumbres, el pan, las patatas, el arroz, las pastas ....
El organismo, tras la ingesta de alimentos, pone en marcha una maquinaria para digerirlos y transformarlos en su unidad más básica que son los azúcares, y entre ellos, la glucosa.
Esta serie de procesos tienen lugar a distintos niveles de nuestro aparato digestivo, pero es a nivel del intestino delgado donde la glucosa pasa a la sangre.

El páncreas está formado por diferentes tipos de células, entre ellas las células Beta, que serán las encargadas de la secreción de insulina cuando reciban el estímulo de un aumento de la glucosa en la sangre.
En este paso entra en juego la insulina, que es la hormona que captará la glucosa de la sangre y será la mediadora para introducirla en las células de los distintos órganos como el tejido adiposo, el músculo, y el hígado.

En el tejido adiposo, la grasa, se almacenará en forma de ácidos grasos, y en la célula muscular se usará como energía o será almacenada en forma de glucógeno para su posterior utilización, cuando los niveles de glucosa en sangre desciendan.
En el hígado, sin embargo, la glucosa se almacena en forma de glucógeno.
En el cerebro la glucosa no necesita de la insulina para entrar dentro de las células. Es importante mantener unos niveles constantes de glucosa en la sangre para evitar que se produzcan daños a nivel del sistema nervioso.
Los valores de glucosa en sangre deben estar entre 60-110 mg/dl.

Volver